Mariaximena Garavito

(Bióloga con Maestría en Negocios Internacionales)

Edad: 44 años




Certificaciones: 

Profesora inspirada en Power Yoga (200 horas) y en proceso de certificación de 500 horas.

profesora Yoga Space Bogotá Colombia Mariaximena Garavito

¿Cómo llegó el yoga a tu vida?

Siendo muy pequeña, mi madre me llevaba a verla practicar yoga en la casa de su maestra. Practicaban en la sala de una casa muy grande cuya puerta colindaba con un jardín hermoso. Al llegar me conectaba con el silencio y la paz infinita que se sentía en aquel lugar que más parecía un templo. Cuando entré al colegio nunca volví a ir y olvidé toda esa experiencia. En el 2005 asistí a una clase en la academia Satyananda y volví a sentir esa conexión y todos los recuerdos llegaron a mi memoria. Continué practicando en Satyananda por varios años, luego practiqué Bikram yoga por casi año y medio y desde que conocí el power yoga hace dos años me comprometí conmigo a hacerlo parte de mi vida diaria.


¿Por qué practicas y enseñas Power Yoga?

El power yoga es mucho más que posturas o meditación en movimiento, o respiración, o comer para limpiarse. Con power yoga yo he logrado una transformación completa, real y profunda de mi vida. Yoga es incorporar los yamas y los niyamas a la vida diaria, utilizar el corazón como guía para cambiar y tomar cualquier decisión en la vida. Todas las enseñanzas del Power Yoga nos llevan a un despertar real, a encontrar una conexión permanente con Dios y con el universo con las que se transforman el cuerpo, la vida, y el mundo desde el interior. El power yoga ha cambiado mi vida de a poquitos desde que lo conocí.

Estoy enamorada del Power Yoga y son muchos los beneficios que he recibido en mi vida a través de este proceso, que ha sido corto, pero increíblemente profundo. Por estas muchas razones es que quiero transmitirlo a otros. Es una práctica íntegra e integral, mente, cuerpo y espíritu verdaderamente, y por eso, por esta poderosa razón es por la que quiero seguir aprendiendo todos los días de mi vida y también quiero enseñar lo que aprendo y lo que he aprendido, para que otras personas, puedan tener los cambios y los beneficios que da esta maravillosa práctica y puedan mejorar sus vidas, este es mi sueño y mi propósito de vida en este momento.  Con el Power Yoga encontré la misión de vida que venía buscando hace tantos años, fue amor a primera vista y cada día que pasa, con cada enseñanza, con cada proceso, con cada reto, me convenzo más de ello. Quiero que muchas personas logren cambiar su vida positivamente, como yo he podido hacerlo, con esta herramienta maravillosa que es el Power Yoga.


¿Qué haces en tu vida aparte de enseñar Power Yoga?

Hasta hace dos años trabajé en el sector floricultor por muchos años y decidí hacer un cambio radical en mi vida y este fue prepararme para ser profesora de yoga. Monto bicicleta, soy instructora de spinning, me gusta pintar, ir a cine, cocinar sano, subir montañas,  escuchar música, leer, compartir con amigos, dar y recibir amor.


¿Qué pueden esperar los estudiantes al tomar una de tus clases?

Una práctica poderosa en la que el enfoque siempre será la respiración pausada y profunda para que el estudiante pueda soltarse verdaderamente y conectarse durante la práctica a un viaje a su interior. De mi, pueden esperar que estaré dando lo mejor de mi y trasmitiendo todo lo que se, mientras que aprendo de cada clase y de cada estudiante.  Para mí la práctica es un aprendizaje constante, una conexión con mi cuerpo y con mi mente en la que empiezas a conocer que cada día y cada práctica son una vivencia diferente, evolución e involución permanente. Soy una alumna perpetua que ha ido evolucionando físicamente muy lentamente debido a varias lesiones antiguas y tropiezos y por eso puedo entender a todos los estudiantes a los que les cuesta mucho la práctica física.



Ir Arriba